MENU

IVAN IV DE RUSIA

748
0

El proyecto se diseñó para una pareja para la que ya habíamos hecho la vivienda “24 Rondas y un teléfono” . El cambio a este nuevo domicilio no sólo suponía un aumento de espacio para ellos, llevaban tanto tiempo en una casa muy compartimentada y basaba en el concepto de “casa-armario” en la que todo quedaba escondido y el blanco ponderaba que en este caso buscaban todo lo contrario: espacios comunicados y un barroquismo controlado en acabados y colores.

Para cubrir su primera necesidad de espacios conectados se busca un concepto de vivienda fluida, donde los límites entre estancias se desdibujan, sintiedo que todo es un gran salón, o una inmensa cocina, o un espacio en el que reunirse con amigos, sin necesidad de tabiques y jugando con la posición y altura del mobiliario o la materialización de los acabados. Los habitantes pueden convivir y sentirse acompañados y al mismo tiempo encontrar intimidad si fuera requerida. Los espacios privados quedan ocultos y el visitante deberá descubrir su acceso.

La segunda necesidad de encontrar un espacio totalmente opuesto al de origen, blanco y bajo la premisa de “less is more”  fue muy sencilla gracias a una mentalidad abierta y muchas ganas de jugar por parte de los clientes. Podemos encontrarnos con puertas de Lego, descubrir una ventana detrás de uno de los maravillosos papeles pintados de Punto Suspensivo, lavarnos los dientes sintiéndonos en mitad de una escena de Star Wars o ducharnos en un baño recubierto de Schlüter.

Un proyecto divertidísimo que esperamos os guste tanto como a nosotros.